© 2018 by La Senda Rebeca Barros

  • Facebook Social Icon
  • Icono social Instagram
  • Rebeca Barros

La Doncella de Luna Nueva


Aquella noche los gnomos del otoño junto con las ninfas del agua, se dedicaron durante toda la noche a vestir aquel bosque, de un color verde aterciopelado. Agua y tierra bailando en un misma danza.


Cuando la niña se levantó a la mañana siguiente, descubrió la belleza de aquel lugar y todo el trabajo que habían realizado aquellos seres, guardianes de la tierra, que engalanan la naturaleza y la visten estación a estación para que podamos disfrutarla...

Entonces ella, la doncella de luna nueva que vivía en el inframundo, subió lentamente por el interior de aquel árbol, y salió por la diminuta puerta que existía en la base de su tronco hacia el exterior de aquel bosque. Pudo disfrutar del tacto y la suavidad de aquella magia otoñal, rozando con la punta de sus dedos la delicadeza de aquel terciopelo en el que estaban envueltos todos los seres del bosque, arboles y piedras...


Los gnomos de la tierra y las ninfas del agua, le entregaron una capa verde fabricada con el mismo tejido aterciopelado con una gran capucha para que durante las noches de lluvia pudiera ayudarles a vestir el bosque y así recuperar su magia elemental...





Cuentos del reino elemental

Rebeca Barros Álvarez